lunes, 29 de agosto de 2011

Dinero como medio de esclavitud o de liberación

Dinero como medio de esclavitud o de liberación.


Cuando nos referimos al dinero podemos hacerlo como la posibilidad de adquirir bienes y servicios. Los bienes materiales son todos aquellos que nos proporcionan una vivienda, alimentos, cultura, ocio, etc. Los servicios son públicos o privados. Los servicios públicos son el transporte, la educación, la salud, la seguridad, la electricidad, el gas, agua, etc. Los servicios privados son el comercio, el turismo, la hostelería, el ocio, etc. Aunque tanto unos como otros  dependerán de si los estados son más o menos proteccionistas. Como todos sabemos todo servicio en el sistema capitalista tiende a privatizarse y dejar en manos de las grandes corporaciones no solo la administración de los mismos, sino también las grandes decisiones políticas de los gobiernos y de los continentes. 

Pero sobre todo en el actual sistema finaciero el dinero es deuda  ya que el dinero desde sus orígenes permite a la industria bancaria crear dinero a voluntad mediante préstamos. Esta capacidad otorgada a determinadas instituciones privadas para crear “dinero como deuda” es la clave para explicar el crecimiento de la economía. De este modo, la población mundial acaba por convertirse en esclava de su deuda y se ve obligada a sacrificar buena parte de su vida para hacer frente a los intereses.


A través de los últimos acontecimientos vemos con más claridad que el actual sistema monetario no es un medio para apoyar la vida y las necesidades humanas, sino que su función está limitada al mayor lucro de pocos  y como medio para controlar y manipular a la población. Todos absolutamente todos hasta ahora hemos dado a este sistema económico como valido. En este sistema la vida humana no tiene valor alguno, especialmente donde la pobreza es extrema como en la zona subsahariana, el cuerno de África, y algunos países de América Latina. Se calcula que hay más de 1000 millones depersonas que pasan hambre en este mundo y hay 3.000 millones de desnutridos, lo que representa la mitad de la población mundial 6.500 millones No es simplemente un numero son personas como tú y yo, iguales. En cambio los líderes mundiales y agentes de poder, buscan formulas para salvar las estructuras económicas para seguir obteniendo beneficios. 

El sistema financiero a nivel mundial está colapsado y veremos como muchos de los servicios sociales, sanitarios y de educación serán mermados para bajar el déficit económico. Están siendo inyectados en el “cuerpo” del sistema económico billones de euros y dólares, se barajan 6 billones, para que el sistema no caiga. Y la gran decepción que todavía no hace despertar a muchos es que  con el dinero que se está dando para el rescate de los bancos  se erradicaría el hambre en el mundo por 150 años 


Por lo tanto, no hay “crisis alimentaria” (como sostienen la FAO, la ONU, el Banco Mundial, y las organizaciones del capitalismo como el G-8) sino un incremento de la hambruna mundial por la especulación financiera y la búsqueda de rentabilidad capitalista con el precio del petróleo y los alimentos (Manuel Freytas)

Mientras tanto las instituciones religiosas que han llevado a lo largo de la historia la bandera de la defensa de la vida humana, llenan los oficios, ceremonias y rituales de un boato intolerable. ¿Dónde está la propuesta de estas instituciones para que el dinero de sus propiedades privadas, de sus patrimonios  sea puesto al alcance de aquellos que mueren de hambre en el mundo? Es una evidencia que la vida humana les importa bien poco. Eso si se llenaran la boca de lo importante que son los pobres “porque de ellos es el reino de los cielos”. ¿Para eso nos sirve la espiritualidad? ¿Para eso nos sirve la ley de atracción, y toda la parafernalia de la new age?


Esa es la propuesta del Sistema Igualitario Monetario, traer el “Cielo” a la “Tierra”, donde cada ser humano que nazca en este mundo tenga uno dinero mínimo, una renta básica para apoyar y desarrollar su vida. Todo ello supondría la eliminación inmediata de la explotación infantil, del tráfico sexual de niños, del tráfico de órganos para sobrevivir. También la eliminación de la industria armamentística, por lo tanto de la guerra como poder para obtener beneficio económico a través de los recursos de la tierra: petróleo, diamantes, gas, pesca, etc. Se eliminaría gran parte de la prostitución por falta de recursos económicos, etc.


¿Cómo puedo cambiar esta situación? Desde luego no podemos seguir haciendo las cosas como hasta ahora, obvio. No se trata solamente de dejar de consumir productos por el mero hecho de estar de moda o por la presión de la publicidad. Sino estando presente como quien Yo soy. Prestando atención para detener aquellos pensamientos, sentimientos y emociones que me llevan a utilizar el dinero no como apoyo a mi vida, sino como un elemento de poder e injusticia. Dos palabras asociadas al dinero: poder e injusticia.

No es fácil realizar este cambio personal y social pues la motivación de la vida es tener dinero y cuanto más mejor. Y cuando me muera hacer donaciones para acallar mi jodida conciencia. Eso destruye el reparto equitativo de los bienes. Hay varias propuestas en curso una es la Renta Básica Universal y otra el Sistema Igualitario Monetario (Equal Money Sistem), ambas compatibles.

Hasta ahora el dinero es quien controla nuestra vida, como pensamos, nuestro estado emocional y como vivimos. Esa puede ser la definición de un creyente religioso sobre “Dios”. La religión es el dinero pues es quien tiene el poder y control sobre lo que somos. Modifica nuestra mente, cambiando los pensamientos, el estado de ánimo y el comportamiento. Se ha convertido en el “corazón” de nuestra vida. Cuantos se han suicidado y tenido infartos de corazón ante una situación económica ruinosa. Pero muchos más, millones, han fallecido de hambre por no tener dinero para comprar alimentos. El "Dios" dinero quita y da la vida, esa es la realidad en nuestro mundo aplicando el sentido común. Ese es el verdadero creador a quien hemos otorgado todo el poder. 


En épocas de crisis como la actual se ha creado incertidumbre, inseguridad, revueltas y se fomentan guerras en busca de mayores recursos económicos, Irak, Libia, etc.. Incluso se especula que la guerra mundial sería una buena solución para salir de la crisis. Pero ese no será el motivo de la guerra, la guerra puede venir por nuestras propias proyecciones, injusticias, falta de honestidad y de respeto hacia lo humano y animal como uno e igual.  

Las masas y los jóvenes son movilizadas por el dinero, por un trabajo para adquirir bienes y servicios y seguir manteniendo el sistema que los ha vapuleado; estupidez. Algunas declaraciones proponen reducir los gastos controlando los sueldos  de los representantes públicos. No se trata de eso, si no de vivir la honestidad como quien somos. Ver todo aquello en lo que hemos permitido y aceptado en relación con la vida y el dinero. Rectificar autoperdonandonos como medio de liberación, y aplicando las medidas correctivas para que esa manera de vivir el dinero no la volvamos a realizar.

Desde mi posición de ciudadano me pregunto si hay algo que real y físicamente pueda hacer para no continuar con el abuso  que supone utilizar el dinero, mi dinero, de esta manera. Para que deje ya de ser usado por mí como elemento de poder o debilidad, de injusticia, o como elemento para consumir productos innecesarios. Es decir todo aquello que la moda, la publicidad o cualquier medio de presión psicológica me influyan para comprar productos honestamente innecesarios para mi desarrollo en esta vida. Estoy seguro que si miro el ropero, los aparatos, los objetos, etc., que hay en mi casa veré que hay muchas cosas que son fatuas y adquiridas porque la sociedad y mi entendimiento hasta ahora me ha llevado a adquirirlas. 

Ante esta situación no quiero quedar impasible mirando cómo pasa la vida delante de mi permitiendo estás situaciones que todos consideramos injustas y pocos nos ponemos en pie para cambiarla.

Te invito a que te unas a un grupo de personas en todo el mundo (http://desteni.co.za/) que nos hemos levantado para que se implante en la sociedad un Sistema Monetario Igualitario (http://equalmoney.org/) Sabemos que es un trabajo arduo y de muchos años de desarrollo, pero confiamos en que muchas más personas abran los ojos a la realidad de sus propias vidas y  la vida de su creacion en el  mundo, que es nuestra proyección, y vean que es necesario vivir como uno e igual, como la vida. Para que todos los órganos del cuerpo que forma la humanidad, puedan ser alimentados por igual sin necesidad de que muera ninguna célula u órgano por falta de alimento. Para que el corazón deje de estar regido por el dinero y pase a ser regido por lo que Yo soy como uno e igual.

Mi autoperdon en este punto

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que el dinero es la medida para valorarme en esta sociedad/sistema.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado otorgar poder al dinero pensando que quien más tiene, más poder tiene sobre sobre mi.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado crer que adquiriendo un mayor status profesional me sentiría más "realizado" como ser humano.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado sentir frustración al no finalizar la carrera de Psicología porque eso podía darme mayor prestigio profesional y una mayor ganancia económica, cuando la medida de la vida es lo que uno manifiesta como uno e igual.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que la profesión o el status es un medio de ganar más dinero para ser aceptado como triunfador en el sistema/sociedad, cuando no hay ni vencedores ni vencidos sino seres humanos iguales, más allá de los canones sociales.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que quien triunfa economicamente está en mejor posición para tener poder y dinero en el sistema, eso significa mantener las jerarquias sociales y la desigualdad.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que el sistema económico es justo al dar más rendimiento del dinero al que más tiene.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado sentirme en inferioridad cuando he tratado con personas económicamente más poderosas.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado utilizar el dinero para la compra de productos como ropa, perfumes, zapatos, etc. innecesarios para el desarrollo de mi vida y que crean más desigualdad social.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado sentir que la moda, la publicidad, y la presión mediática me influenciaran a la hora de comprar diferentes artículos prescindibles.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que no hay otra manera de utilizar el dinero más que con el actual sistema económico implantado como diseño para esclavizarnos.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que no puedo hacer nada para cambiar mi vida en relación con el dinero, sino es a través de obtener más cantidad.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que obteniendo mayor cantidad de dinero “viviré mejor”, con mayor felicidad.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que el dinero puede modificar mi conducta, pensamientos y sentimientos en relación conmigo mismo y los demás.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que el dinero es poder, cuando el poder consiste en lo que uno se convierte con o sin dinero. No hay mayor poder que ser uno e igual como el Todo.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que los que se mueren de hambre es por mala suerte, por nacer en un país pobre, para recibir una lección o por mal karma, cuando en realidad es fruto de la injusticia humana.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que el destino proviene de vidas pasadas o de algo sobrenatural, cuando el destino de la vida humana está en los medios que posibilitan su desarrollo: vivienda, alimentos, educación, sanidad, etc.

Declaro 

No aceptaré valorarme por el dinero que utilizo. No aceptaré las escalas sociales segun el dinero que uno tenga. No aceptare que el dinero fomente la divisón y las luchas entre seres humanos. No permitire que el dinero modifique mi estado de ánimo. No permitire que mi vida sea regida por el dinero y me autodefina por la cantidad que utilce. Mi vida es regida momento a momento atento a quien soy sin condicionamientos/programas implantados por la moda/cultura/sociedad.

Mas informacion