domingo, 10 de julio de 2011

Unidad, separacion el gran engaño

Unidad,  separación el gran engaño



Hace un tiempo, o hace un rato según se vea, viví una experiencia donde me percibía como el centro del mundo, donde todo lo que se manifestaba hacía referencia a lo que yo era. No había limites, me sentía dentro de todo ser vivo y no había separación entro lo de fuera y lo de dentro. La situación llego a ser mentalmente tan compleja que a veces tenía la sensación de estar hablando de mi mismo cuando me relacionaba con otras personas. Siempre comente con humor que hubiese sido “carne de psiquiatra” si alguno de esos especialistas hubiese conocido esa experiencia. Por aquel entonces estaba metido en el mundo del Yoga y su filosofía. Eso duró varios meses y finalizó en la cama de un hospital vomitando hasta la primera papilla por los efectos de la quimioterapia.  

Hoy tengo la convicción de que pude experimentar a través de la mente el vínculo que existe entre todas las cosas, la Unidad e Igualdad de todo lo que existe.  ¿Pero porque desapareció esa percepción?  En primer lugar cometí el error de pasarlo por el tamiz de la mente para comprender lo que en aquel momento se estaba produciendo. Quizá no había nada que comprender, sino entenderlo sin palabras y vivirlo. De manera errónea , después de esa vivencia, busque comprenderla a través de diferentes escuelas de conocimiento, empecé con la Doctrina Secreta de la Blavatsky, algo infumable, pase por la teología cristiana, volví con Alice Bailey, algo más fumable pero perverso por su relación con el NWO (para conocer sobre el tema  http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_newage11.htm  ),  etc. Todos son diseños que buscan entender la realidad desde la separación de lo que Uno es como Igual. Son diseños en busca de la iluminación para obtener más poder e influencia sobre los demás, tenemos numerosos ejemplos. En definitiva son diseños que utilizan las palabras: paz, luz, caridad, amor, comprensión, como palabras que desencadenan en el organismo procesos bioeléctricos que conectan con el sistema de conciencia unificada y mantienen al individuo esclavo del sistema.

Durante esa búsqueda la relación con las otras personas fue tensa y discriminatoria, lo que yo hacía era lo “correcto” y el resto de grupos o escuelas estaban equivocados. Defendía con argumentos y a veces con vehemencia mi postura generando más separación. Separación que llevaba a cabo a través de negar la visión del otro, de ver al otro diferente a mí, y no como Uno en su manifestación, de resistirme a ver al otro como Igual y no como proyección de lo que yo estaba realizando, de juzgar al otro por no coincidir en mis tesis, cuando era mi pensamiento quien me traicionaba, etc.

En este Proceso actual todo lo que ocurre en este mundo es considerado: economía, política, industria, capitalismo, drogas, sexo, espiritualidad, demonios, sectas, sociedades, porque todo forma parte de la creación que hemos realizado como humanidad y es la que yo mantengo y permito sino realizo un cambio en mi vida como conectada al sistema. Porque el sistema se está acabando tal y como lo conocemos en nuestros tiempos, estamos llegando al colapso como humanidad en todos los sentidos, económico, político, religioso, social, de identidad, etc. (para ampliar  más sobre el tema http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/esp_sociopol_nwo91.htm

Es por todo esto que Desteni resonó tan fuerte en mí, me vi a mi mismo como lo que Yo no era. Me veía movido por el autoengaño, por la falta de autohonestidad, siguiendo los dictados de otras escuelas y repitiendo  los patrones que se había producido en otros ciclos de mi vida. Y sentí la necesidad de parar la mente y ver los patrones que se repiten en los pensamientos, de aplicar el auto-control de mi propia vida, de eliminar los miedos… Han quedado muchas cosas en el camino, que necesitan ser liberadas, muchos implantes mentales que tienen que ser sustraídos, muchas heridas abiertas que necesitan ser autocuradas, en definitiva muchas cosas que necesitan autoperdon por todo aquello que he permitido y aceptado en mi vida. Y vivir en libertad por mí mismo.

Ahora no se trata de nuevo de repetir los mismos patrones con otras teorías y conocimientos dentro de otro grupo o secta. Se trata de levantarme por mi mismo asistido por las herramientas arriba mencionadas y enfrentarme a la realidad que voy creando día a día. De momento hay cambios significativos en mi manera de sentirme dentro de mi cuerpo físico, de relacionarme con mi entorno y con las personas que forman parte de mi vida.  Por ejemplo mi esposa está más contenta  con este proceso, según dice se siente más aceptada, respetada y no juzgada en todo aquello que como persona piensa, decide y manifiesta. Lo cual no significa necesariamente que yo comparta todas sus opiniones, sino que expresando mis diferencias no hay necesidad de invadir su espacio como persona, de imponerme, o de manipular. Ella es Una e Igual desde mi expresión.


Mi autoperdon con respecto este punto.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado por no considerarme Uno e Igual con todo lo que es vida.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado vivir separado en mi mente de quien difería de mis opiniones.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que mis opiniones son mejores que las de los demás.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado excluir a los demás por sus pensamientos o reacciones emocionales.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que la verdad era mía y los demás estaban equivocados.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que las creencias nos acercan a lo que somos como Uno e Igual.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado que las palabras comunes a toda espiritualidad: amor, paz, sabiduría, divinidad, etc.,  crearan en mí reacciones emocionales que me llevaban a aceptar sus postulados.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que la liberación está en seguir cualquier  doctrina o practica energética.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado que cualquiera de las doctrinas puede liberarnos sin considerar la Vida como una e igual.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado verme a mismo como poseedor de la verdad de la doctrina o escuela que profesaba y al mismo tiempo separado de los demás.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado la identidad que me definía cada escuela esotérica.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado modificar mi personalidad en función de las teorías que profesaba.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado cambiar de escuelas para encontrar cual de ellas me definía mejor según mis creencias.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado por haberme dejado embaucar por maestros y gurús en busca de lo que Yo soy.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado autoengañarme siguiendo los pasos de los demás en busca de mi propio camino.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado que las creencias son un camino de liberación.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado que el ejemplo de los líderes espirituales o maestros podía llevarme a mi propio camino, cuando lo que hacemos es recorrer el que ellos hicieron desde la mente.
Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado la polaridad de la luz y la oscuridad, de lo bueno y lo malo, de lo espiritual y lo mundano.


Yo no soy separación, yo no me defino por una escuela, yo no me libero por las doctrinas, yo no consigo lo que ya Soy, yo me asisto por la autohonestidad, por el autoperdon de aquello que he permito y aceptado en mi como separado de la Unidad e Igualdad, parando la mente y no colaborando a la desigualdad entre seres humanos. Yo Soy.